Historia

Hace cerca de 20 años, en 1997 precisamente, a iniciativa del Lic. Mario Vázquez Raña; por aquel entonces Presidente del Comité Olímpico Mexicano, se llevaron a cabo una serie de reuniones encaminadas, según se pretendía, a encontrar una solución real al “problema del deporte mexicano”. A esas reuniones asistieron dirigentes deportivos, federativos, entrenadores, atletas, periodistas y muchos otros “especialistas” del deporte nacional. Cada uno expuso su punto de vista y las posibles soluciones, y todos repetían lo mismo una y otra vez:

  • El problema está en falta de recursos y la mala administración de los mismos
  • La falta de infraestructura deportiva
  • La falta de apoyo a los deportistas, así como de fogueo internacional
  • La falta de una mentalidad ganadora en la población
  • Incluso hubo quienes dijeron que el problema era la materia prima; que los mexicanos no sirven para el deporte, salvo raras excepciones.

José Rodrigo García, quien fue uno de los invitados a dichas reuniones inició su participación diciendo: Sabemos que los recursos son insuficientes y que además están mal manejados; que la infraestructura deportiva es deficiente y que muchas de las instalaciones están en mal estado o son inoperantes; que es un hecho que los deportistas no reciben el apoyo necesario y no asisten a suficientes competiciones internacionales de alto nivel; que efectivamente mucha gente carece de la mentalidad y se dan fácilmente por vencidos, pero a todo esto, ¿Qué tanta responsabilidad tienen los Entrenadores? Porque desde mi punto de vista –dijo-, se le echa la culpa a todo, pero ahí es donde estriba el mayor problema del deporte mexicano, en la falta de buenos Entrenadores.

Primero que nada, se deberían definir perfectamente las funciones de un Entrenador. Cuáles son sus alcances y sus límites; cuál es la diferencia, por ejemplo, entre un Entrenador, un Metodólogo y un Preparador Físico. En México hay algunos buenos Entrenadores, normalmente extranjeros, que manejan a la perfección la parte técnico-táctica; sin embargo, la preparación física de muchos de los atletas deja mucho que desear.

Tanto en los deportes amateurs como en los profesionales estamos muy atrasados en esa materia, especialmente porque casi todo se hace de forma empírica, sin aplicar la tecnología. Tampoco se forman equipos multidisciplinarios, y el Entrenador, en muchos casos, quiere realizar todas funciones; quiere ser metodólogo, preparador físico, nutriólogo, psicólogo, fisioterapeuta y hasta médico.

Como suele pasar muchas veces en este tipo de reuniones, emocionado, un numeroso grupo de asistentes propusieron muy formalmente constituir un organismo deportivo que contribuyera a dar solución al problema de empirismo entre los Entrenadores mexicanos; de hecho una universidad. No obstante, pasaba el tiempo y no se hacía nada, hasta que finalmente, el Prof. García, amplio conocedor de la materia, ya que había participado en muchos rubros del deporte, como atleta de alto rendimiento en varias disciplinas, entrenador, docente y organizador de múltiples eventos, decidió fundar, en 1999, con el apoyo Miriam Perea Rodríguez, Federico Carstens y Margarita Cattori, la Universidad del Deporte, siendo pioneros en el área de capacitación deportiva en nuestro país.

Aunque se tuvo la intención de contar con varias licenciaturas relacionadas al medio: Entrenamiento Deportivo, Ciencias del Deporte, Medicina, Educación Física, Nutrición y Psicología, desde un principio se encontró una violenta oposición de parte de algunos de los mismos que habían propuesto la formación de esta institución, así como de algunas federaciones que se sentían amenazadas, ya que se estaba ofreciendo una opción seria e independiente, para formar verdaderos Entrenadores Profesionales, cosa que ellos no hacían, o lo hacían de una forma muy precaria.

En el inter de recibir el reconocimiento oficial, la Universidad del Deporte inició su andadura ofreciendo cursos y seminarios, todos en la Ciudad de México en un principio; la mayoría en las instalaciones de Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (CONADE).

Para ello se formó el mejor equipo posible de expertos del país, integrado entre otros, por el Lic. Julio César López Figueroa (Cuba), el Lic. Julio César Ramírez Pérez (Cuba), el Lic. Hermenegildo Pila Hernández (Cuba), el Dr. Mauricio Morales (Panamá), la Dr. Ana Rosa Becerra (México), y el Dr. Miguel Aguilar Casas (México).

En al año 2000, nuevamente fuimos pioneros en otro campo de la educación deportiva, ofreciendo Cursos a Distancia que se enviaban a todos los rincones del país, lo que contribuyó a que la Universidad del Deporte fuera conocida a nivel nacional; sin embargo, faltaba algo, la gente estudiaba el material didáctico  y una vez aprobado un examen, recibía un certificado o diploma, según fuera el caso, pero no quedaban totalmente satisfechos, así que en 2002, se comenzaron a impartir también cursos presenciales en algunos puntos de la provincia, dando así la oportunidad a los alumnos de recibir información actualizada de primera mano.

A lo largo de los años, gracias a una reputación forjada en base a nuestros valores, a la calidad de nuestros especialistas y del material didáctico, la Universidad del Deporte ha formado alianzas con algunas de las más prestigiadas universidades y otras organizaciones nacionales e internacionales (ver avales y acuerdos), habiendo impartido a lo largo de nuestra historia, más de 650 cursos en México, España, Estados Unidos, Venezuela, Colombia, Guatemala, Honduras, República Dominicana, Perú y Paraguay.

Consciente de la necesidad de una formación profesional de alto nivel para los entrenadores,  el Lic. Jesús Chichino Lima, director de Instituto de Desarrollo Deportivo para Especialistas de Alta Competencia (IDDEAC), dependiente de la Confederación Deportiva Mexicana (CODEME), también nos invitó a formar parte de su proyecto de capacitación, encargando a la Universidad del Deporte, la impartición de muchos de los cursos que allí se organizaban.

En la Universidad del Deporte nunca hemos dejado de innovar, y desde 2014 desarrollamos una plataforma que incluye un Campus Virtual, donde ofrecemos nuestros cursos vía internet (webinars), contando para ello con un sistema de educación realmente efectivo, que permite a nuestros alumnos recibir capacitación de reconocidos especialistas desde distintos países, en tiempo real; así como la más actualizada información, gracias al material adicional que ellos aportan. Por esta razón, actualmente contamos con una cobertura global, sin barreras geográficas, lo que permite a todos los interesados estudiar con los mejores profesores de habla hispana, sin necesidad de salir de casa.

El equipo de docentes de la Universidad del Deporte, encabezado por nuestro director, José Rodrigo García, cuenta con la invaluable colaboración de profesores como: Salvador Vargas Molina,  Manuel De Diego Moreno, Manuel García Sillero, José Miguel Del Castillo Molina todos ellos de España, Diego Bonilla Ocampo de Colombia, Leandro Carbone y Santiago Pazo de Argentina y los mexicanos José Luis Briones Ruíz, Mario Acevedo Mora y Ricardo Peñaloza Méndez.

Pero indiscutiblemente todo esto no habría sido posible sin la participación de todo nuestro equipo de trabajo, el #TeamUD; gracias a su energía, pasión, entusiasmo y amor por la camiseta, aquello que empezó como un sueño, hoy se ha convertido en una realidad, que nos ha colocado a la cabeza de las instituciones de capacitación deportiva de Latinoamérica. Todo el personal administrativo, operativo, técnico, creativo y docente, así como los coordinadores estatales, trabajamos día con día dando lo mejor de nosotros mismos para satisfacer las demandas de un mercado creciente y cada vez más exigente que nos impulsa a superarnos.